viernes, junio 03, 2005

desde el fondo de una lagartija..

Hoy me di cuenta de algo... nosotros nacemos felices... pero a lo largo del tiempo olvidamos que la felicidad está dentro de nosotros y que a medida que crecemos y nos empezamos a complicar la vida (porque la vida de por sí no tiene complicaciones), vemos a la felicidad como una meta... como algo más allá... como el escalón de arriba... como un sueño.. y muchas veces como algo inalcanzable...Cuando en realidad no hay que mirar hacia afuera... hay que mirar hacia adentro... ahí está la felicidad... probablemente cubierta por groserías, malos tratos, prepotencia, orgullo, desilusión y una serie de sentimientos que hoy no logro entender...
Miremos a la felicidad como una luz gigante en medio del pecho, que existe, pero llena de polvo y trastos que hay que organizar... cuando entendamos que esos trastos no son más que chucherías inútiles que no sirven ni para el mercado de pulgas y decidamos de una vez por todas botarlas a la basura...es entonces cuando la habitación de la felicidad estará limpia y ésta podrá vivir en armonía dentro de nosotros y nosotros con ella...
Es como cuando decimos algo como "quisiera volver a ser niño, en ese tiempo que todo me parecía lindo y vivir sin preocupaciones, stress, depresión"... Ahí se comprueba mi teoría... Por qué los niños no son tristes? pues porque no han convivido lo suficiente con esta humanidad llena de malas vibraciones... llena de "peros" y contradicciones... con la llamada sociedad, que ahora que lo pienso creo que es la palabra suciedad camuflada....
No nos dejemos arrebatar las esperanzas por UN sueño que no se cumpla... ni dejemos de vibrar alto... no nos dejemos alcanzar por las bajas frecuencias.. que pasen todas por abajo... y saludémoslas desde arriba...
Algo que me parece súper curioso es que antes los indígenas luchaban con la noche para que vuelva a salir el sol... no dormían... no descansaban y hacían todas sus tareas de la mejor manera porque pensaban que con la llegada de la noche se irían sus existencias... y ahora? Ahora no hacemos nada y dejamos todo de lado porque sabemos que existe un mañana...: "Mañana lo haré, mañana empiezo, mañana lo pienso, mañana me sentiré mejor...". El problema es que vemos a la muerte como algo lejano... y no sabemos qué tan cercano puede estar... y si pensamos todos los días: "sólo por hoy seré feliz, sólo por hoy nada me hará daño, sólo por hoy haré mi mejor esfuerzo... sólo por hoy... sólo por hoy...", todo sería más fácil...
Es que si pensaran todos como las lagartijas... la vida sería "menos mala".... así... que en cualquier momento y cuando sienten ganas simplemente se cagan de la risa!

No hay comentarios.: