sábado, diciembre 31, 2005

Coincidir


La mayor bendición, en impertinencia, llega a ser la peor maldición…