sábado, julio 31, 2004

El país en el que vivo

El país en el que vivo es un desastre bonito.
Es un país donde una hora son tres horas después, donde “ya mismo” no es “ahora” y “ahoritita” es “ya mismo”.
Es un país donde los indios hablan inglés y en donde se vende la atención en los bancos y servicios, y es a veces más cara que el artículo que quieres conseguir…
El país en el que vivo es el más fresco del mundo.

Este país es muchos países en uno, es un clima demente en el centro de culturas diferentes.
Un país que lo tiene todo y es inconforme, pero perezoso, por lo que también sumiso.
Es el país del que todos quieren arrancar un pedacito, unos para guardárselo en los bolsillos, otros para llevarlo en su corazón y ser parte de todos sus encantos y desdichas.
Parece ser un país ingobernable, un dios de todos los pecados… la tentación de los ambiciosos y el paraíso de los exiliados.
El país en el que vivimos es autista…
Muchos desisten en su intento de comprenderlo.
El país en el que vivo es el que más odio y quiero, porque es un desastre bonito con esperanzas de resucitar desde un infierno que es del cielo a donde todos quisieran volar.

viernes, julio 30, 2004

Lyla Bokà

Pare los que todavía preguntan...

Cuando era chiquita y me preguntaban cómo me llamaba yo decía
"Lyla Boká" tal vez por la simple y escasa pronunciación de una nena de 2 años... que es increíble, me enseña cosas q ningún adulto con todos sus problemas podría ver...
Lyla es un color como el del cielo cuando sale la noche...
como un pedacito de arcoiris
como cuando la tristeza se arregla...
¿como qué más?


Lyla es una flor... y un personaje de Futurama! ;D

Por eso Lyla, más que mi niña interna, es mi niña eterna...
y todo lo que me combine en esta lyla vida!

¿Qué significa no tener tiempo?

En este preciso segundo, y el que me tomé para estrenar la interrogación, me invadió el antojo de abrir el cajón de mi edad para tomar un poquito de tiempo: por suerte, no me lo comí todo el año pasado, y aunque sacié mi hambre, aún quedaron algunas migajas que quisiera compartir. Sólo espero que a ustedes también les sobre algún pedazo.

Hoy estaba mirando el día como día y no como pasatiempo, porque seguramente hoy pasará para la humanidad como una aguamala despistada topándose en algún pensamiento del mar con nuestra piel: a veces arde pero después se olvida.
Lo que yo no quiero es olvidar esa punzada, y por eso aconsejo amontonarlas en algún estante de la razón, si es posible, lejos de la realidad para que las podamos escuchar.
El tiempo que no se tiene es tan sólo el audífono de nuestra existencia, claro que también estamos cuando dejamos al sonido pasar, pero el trabajo para el que más servimos es el que los sordos aspiran.

Discúlpenme la rapacidad, pero yo sí no tengo tiempo y sé que el egoísmo es innato en los hombres porque ya venimos manchados con el pecado original de la industria, que es la madre de todos nuestros deslices de tiempo.
Se preguntarán entonces, por qué desperdicio el tiempo que no tengo de esta manera tan poco productiva, y les diré: ¿productiva para quién?
El poco tiempo que me queda se lo dedico a él, pues ha sido nuestro invento abandonado.

Cuando no tenemos tiempo dejamos de sentir para producir, dejamos de escucharnos, de pensar sólo por placer, de saborearlo mejor, de morar su suavidad, de soñar con sus fragancias, de llorar sus minuteros y calcular sus algarabías para recordarles la risa; aunque sea sólo un encuadre de nuestras vidas.
Al contrario, nos preocupamos por llover, limpiar, mañana, tarde, lejos, costoso, adelgazar y otros más, como si el vivir fuera sólo unas cuantas palabras que ni siquiera tienen concordancia.
No le echemos más la culpa de nuestra organización al pobre tiempo, que no tiene por qué ser sinónimo de estrés, y ni siquiera sabemos si le gustan los apodos porque no acostumbramos a charlar con él antes de utilizarlo.

Un día como hoy, que es simplemente un día, sentémonos en un banco a depositar nuestros cheques de tiempo y paguémosle el sueldo a nuestros relojes para que nos dejen en libertad. De paso, démosle una limosna a quien realmente lo necesita y no tiene con qué mezclarlo.
Basta con querer para eliminar la excusa y bautizar otra con nombre de motivación.

No hay tiempo que perder… porque no es un juego, ni una batalla, ni un deporte, ni mucho menos una propiedad. El tiempo no es. No tenerlo no significa, pues es él el que nos tiene. Sin él no seríamos distintos, pero por nosotros subsiste.

Si este tiempo no es pan de nuestro agrado, al menos respetémoslo, ya que aún hay quienes lo conservamos en latas de memoria que se cuentan sin números

miércoles, julio 28, 2004

¿Dónde están los policías?

Es increíble que la delincuencia común en Guayaquil esté peor que en Bogotá...
Cada día se oye un caso diferente... ¿y qué hacen los “pacos” mientras tanto?

Hace un par de semanas estaba con unos amigos al pie de la casa de uno de ellos que vive en un escondrijo bien arriba en Los Ceibos, se podría decir que en "el mirador".
Disfrutábamos de la vista nocturna,el carro abierto parqueado y unas cervecitas ;;; cuando de la nada aparece una patrulla y se bajan 3 tipos con SEMEJANTES armas a "inspeccionar"...

- (con acento bien serrano) Cédula!

Y todos esculcando billeteras para sacarla... y al ver la cèdula de una amiga( q por cierto es chiquita de estatura, je)

- menor de edad?
- no, señor, sólo que no la he actualizado, pero tengo 22 años
- y cómo se yo? (pero con ese acento que se siente asì como que revuelve las tripas y ganas de cascarle por bruto encima de todo)

Todos como - por la fecha de nacimiento!- (buuurr...)
- vea la licencia, ningún menor de edad puede sacarla...

Pero cuando le mostré la mía, ahí sí que tuvo más razón para molestar… ya estaba pensando yo y ahora quién sabe qué pito me van a armar por la nacionalidad… ¡ y ¡preciso!

- ...colombiana?
- sí pero soy residente hace como 15 años, señor…
- y dónde está su pase andino?
(¡¿Mi qué?! Y entre todos tratando de HACERLE ENTENDER al hombre que no necesito esa wa!)
- acaso ¿no leyó en la prensa que se les exige a todos los colombianos el pase andino y…

Ya todos con ganas de reventarlo, insistiendo con que tengo doble nacionalidad, la otra que estudia derecho y el otro que ¡pero si yo vivo aquí…esa es mi casa (osea este es prácticamente MI MIRADOR, ustedes son los intrusos, lárguense y sáquenos su plomo de encima que por chamacos no nos van a ver la cara…y yo vivo acá antes que ¡Ud /%/&%&$•! con ganas de convertirme en alguno de mis monstruos y atraparlo en lava ardiente verde y babosa de la que jamás podrá safarse y a los otros…)

- ¡Señor! Yo no estoy saliendo del país, ni de la ciudad, ni estoy cometiendo un crimen, no entiendo cuál es el bendito problema de que yo esté aquí con mis amigos y EN LA CASA DE EL!!!
( por qué no se van a Bastión Popular a pedir cédulas a ver si así les pagan por no encarcelar como es debido o terminan pagando uds por metidos qué falta de oficio y bien merecido &%”$&%”) ;;

Y antes de que alguno le clavara un puñete o me llevaran… (miaau!) y entre ¡ella no se va a ninguna parte! Todos vivimos por aquí ¡aaah no, señor TODA LA VIDA! Yo voy es a llamar a MI PAPA (jaja… como diciendo cuidadito que él sí es grande ;; ) a ver qué lío me van a poner aquí por estar en la casa de mi amigo (pero braviiisima y el drama…)
- bueno, bueno, disculpen, es por su seguridad (su seguridad por tercera vez su abuela &$”/”%”%/$”…) ekeem Ü y pasen bonito…

Yaaaaaaaaaaaa… ¡qué amable! /;7

De verdad que cada día en esta pequeña gran ciudad (y el resto del mundo) matan, asesinan, violan, roban, mutilan, secuestran y todas las barbaridades y sinónimos que se le puede ocurrir a la gente mientras los queridísimos encargados están viendo a ver cómo los igualan y se salen con la suya ($)…
Maldito capital, te ODIO… tú gobiernas, tú ganas, todo es tu culpa, pero todo se lo debes a tu inventor… (¿A ese sí le pagarán bien?)

…Una señora en la sala de espera (desesperada es la cuestión) mencionaba como última solución para toda esta inseguridad empezar a echar bala… ¿y qué?

viernes, julio 23, 2004

5,4,3,2,1...

Hola, cómo estás? Yo lejos... como por donde luna quiere llegar para completarse... esperando que me ayudes porque si no no voy a dejar de maldecirte, pq a veces quiero ser tu amiga pero parece que quisieras que te odie... y otras veces no me importa, porque yo a tí tampoco... me completo de otras cosas y me alimento de estrellitas.