miércoles, diciembre 29, 2004

al final el primero de enero.

"Navidad es Navidad... toda la tierra se alegra, y se entristece la mar"

¿Y por qué será que entristece?
Quién sabe cuánta vida hay debajo del mar... cuántas vidas se habrá llevado... y por qué.
Tal vez porque nadie le preguntó en este tiempo por qué estaría triste...

Mi soledad podría decifrarlo, porque es su mejor amiga, porque es una de ellas, o tal vez la única que quiso pasar junto a él alguna vez en esta época.

Pasadas las doce me dijo mi primita, quien ya tenía una cara de adulta retorcida:
"cuando era chiquita, disfrutaba más la Navidad". Querría decir que sí la disfrutaba... yo a su edad aún creía en muchas cosas, tenía sueños inmensos, ganas de irme detrás de ellos... pero aún estaba creciendo.

Desde que empecé a cumplir años contando hacia abajo me doy cuenta de que las olas no desaparecen cuando uno las traspasa... que es uno el que se extingue cuando deja de nadar, que hay que dejarse revolcar para comprender el respeto por la fuerza de la naturaleza... y no querer ser superior.

Ahora, no sé bien qué es la Navidad... ni cuándo empieza, ni cuando acaba.
No sé por qué esta es la época más triste del año... será porque tenemos encarcelados a los niños que fuimos en unas celdas de cuestionamiento... de ideas saboteadoras... de stress tecnológico y comercial.

Pero no nos damos cuenta de que hay cosas que todavía no nos podemos explicar...
tal vez el mar,
e moto,
tal vez mi soledad...

Tal vez, No sé
No sé por qué siempre es aquí donde ando más sensible que nunca, y me invade cierta debilidad por las abuelitas...
Por esos retratos arrugados y manchados, acabados, pero llenos de inocencia y alegría... como si le hubieran dado la vuelta al mundo, como si pudieran regresar en la edad... esos ojos redondos que inspiran lágrimas involuntarias, esas sonrisas postizas que condenan al tiempo.

Esa imagen de estar a la orilla del mar, sabiendo que algo impredecible podría pasar, y que no estorbe el miedo, y quedarse inmóvil, y sentir que empezamos de nuevo.
Dejar tus errores en el viento, y ya no quemarlos...ni explotarlos... borrarlos de los dedos, ponerle sal a las heridas, ser parte del mundo, 5,4,3,2,1...

El mar lo sabe todo,
alguien lo escribe en la arena, alguien lo lee en el cielo.

viernes, diciembre 24, 2004

El post-post

Diciembre se va en patines... la ciudad se mueve como si cada día se removiera un cajón lleno de confeti hasta encontrar el bendito regalo de Navidad para tal y cual... así, papelitos de colores, casi indiferenciables nos vemos las personas en el pasar de las horas... Y a mí, ya se me caducó el viernes para hacer un nuevo post... para hacer el post-post, para contar cómo me fué en la fiesta de disfraces...

Y bueno, los viernes en Guayaquil son generalmente llenos de vacíos... "no hay nada que hacer" (claro, para los que no somos muy farreros...) y al final terminamos reuniéndonos por ahí a hacer nada, lo que se traduce en diambular por la ciudad, conversar, comer o tomar algo, en finiti... cuando no teníamos construído un plan estratégico de fin de semana y sólo salimos de días repletos de trabajo, universidad y tensión... sin más que acomodar en la cabeza.

En realidad, los días normales son especiales porque pasan cosas que no pasarían normalmente... osea que los días son paradójicos... pero el viernes pasado mi lord y yo justo nos tuvimos que disfrazar de superhéroes o viejos noeles si nos hubiéramos podido quedar en cada una de las celebraciones a las que tuvimos que ir -de extremo a extremo por Guayaquil- tendríamos ahora plan para los fines de cada mes del 2005. Y sobretodo, yo hubiera tenido más que contar sobre cada uno...

Empecemos por mi versión del Blogs & Beers... sólo entré al Manantial con los ojos cerrados (como cuando uno se sube a una montaña rusa y grita y...) ya, ahí estaban Los Misteriosos: todas esas simpáticas personitas por las que uno siente afecto de alguna manera, sin siquiera saber cómo son, ni si son en realidad personas... teniendo apenas una idea de sus caras (una idea que no suele ser acertada en el momento de la verdad) y sin conocer los verdaderos nombres... es como: "no, ¡tú no eres...! "
Pero bueno... sólo hay que ponerse las gafas virtuales para reconocerlos.

Y... ¿por qué el manaba se nos hará tan familiar? ¿será acaso él, el abuelo de la familia bloguera? ¿o será que tiene una risa contagiosa?... ¿será porque es la misma risa que la de algún famoso de Springfield... o será qué...???

En todo caso, gracias por el tierno recuerdito :) lo llevé puesto cual medalla a todos los otros lados, y pues... la próxima vez hagan que caiga un viernes vacío para quedarme más y así poder vivir esas historias de beodez que se cuentan en sus blogs...

Antes me desesperaba y ahora decir "ya te linkié" es como un súper logro... gracias a UDS que me dieron una bienvenida que desde aquí se sintió con las luces apagadas, las velitas, el conteo, el gran ¡SORPRESA! y ganas de abrazarlos a todos cuando los ví, y a algunos tanto así que se podría decir que ya los quiero... con mucha tinta ;;

De las siguientes cosas que sucedieron, las más interesantes:

*Te encanta la gasoliiina...
De verdad que lo más horrible y depravado del reggeatón, es que se te pega! :S
y creo que no debería ser apto para menores... en mi época se hablaba del amor y los sentimientos pero ahora mejor ni lo digo textualmente...
No sé si nos estaremos poniendo viejos pero esta juventud es muy difícil de entender: se encierran en un cuarto oscuro a hacer quién sabe qué clase de pasos de baile.
Ahora las fiestas tienen un aspecto más trivial que nunca, las letras de las canciones son cada vez menos profundas y... no sé tú, pero yo ahí siento que tengo mucha ropa puesta... oh... no... ¡creo que a algunos ya nos tocó la segunda generación!
Además ya me estaba durmiendo cuando de pronto la película se empezaba a poner interesante y de pronto me desperté bien y no estaba viendo televisión...
*dos 'muchachitas' estaban en un estado de furia increíble... estaban de CAT FIGHT, algo que a muchos de ustedes les hubiera encantado presenciar, y a otros no tanto...
la cuestión es que los gritos y los impulsos ya empezaron a causar escalofríos: una casi ahoga a la otra, y no supimos bien por qué... lo único que entendí es que las dos eran unas "perras de mierda". ¡Qué vergüenza ajena...!

...Y así... un día normal... hace una semana repleta de días normales y vacíos especiales.

Todo concluyó en que... ¿a dónde vamos a parar ahora, amigos?
...creo que la respuesta es obvia: a celebrar lo que sea la Navidad con nuestros familiares...
y no me queda más que decirles que pasen bonito de todo colador, y que si quieren bailen no más su reguetón,
pues
como siempre, cuando alguien se empieza a poner profundo...le cambian el tema.



jueves, diciembre 16, 2004

El mejor disfraz del mundo

Información truncada, noches de caso, vidas cruzadas, cumpleaños, horas de sueño, stress y desesperación, fechas atrasadas, otras adelantadas, ideas explosivas, idas al cine, 6 botellas de dos sabores, amor, amor, amor, y amigos, y compañeras de trabajo, pseudo-discusiones, conversaciones sobre hombres, sexo y problemas de los demás, música, luces y muchas voladas, demasiada payasada, aterrizaje, metidas de pata, final del capítulo, pago de quincena, amaneceres que no inspiran...
Tantas sopas de fideos de letras y todavía no acaba esto... será mañana por la noche, cuando termine de presentar, cuando triunfemos o decaigamos (que más tira a la primera), cuando llegue ahí y me vean, nos vean, los vea, cuando sepa quiénes son, cuando al fin me conozcan, cuando sean más raros de lo que pensé, cuando no seamos los que nos habíamos inventado... aún sin saber si nos hemos visto, si tenemos una historia perdida, si éramos o no éramos, si somos, si seremos; y aún sabiéndolo... seguirán siendo los mismos bloguers de Guayaquil, y yo seré una más de ellos.

Hoy decidí entrar en la onda Maggi infantil, y meter todos los posts que pasaron por mi cabeza estos días en un sólo plato.

No importa cuánto haya llorado la noche anterior, porque al siguiente día me visto de guerrillera...
¡Siempre quise ser un super-héroe! aunque mi profesor de arte me haya dicho una vez:
" ¡Ya deja de ser tan fantasiosa! pinta unos ojos más reales".
Aún me pregunto ¿qué hay de malo con el púrpura?
Pues todavía me disfrazo la imaginación... y sigo al hummer por la calle sólo porque creo que soy una espía... además voy escuchando un sountrack de full acción...
Y no he dejado de ser fantasiosa, a pesar de que el cuadro tuviera párpados, pliegues y hasta arrugas.

"A veces las cosas más reales del mundo son las que no se pueden ver". El expreso Polar

Y entonces llega el cambio de papel, de color, de peinado... 3 plastas de maquillaje y ya no soy yo...
Puedo ser una madre, una piedra o un ladrón... puedo comprenderlo todo en el mundo de quien sea, y hasta podría ser tú...
Lo importante es que nunca nos maquillen el alma.
Lástima que aquí haya tanto lugar bonito y muy poco espacio para que los verdaderos actores puedan vivir de eso, que es sólo un PLAY- jugar a ser...

Todo es navidad... todo es guirnalda, todo es verde y rojo brillante, todo es lo que pretende ser paz, amor, y felicidad...
todos en ésta época somos excelentes actores interpretando la ciudad.

Pero aún no tienes galletitas en el auto ni sabes lo que se siente abrirle la ventana a una viejita en el semáforo, verla recibir un paquetito entre sus sucias manos, sonreir con toda su pobreza y retener lágrimas en los ojos mientras te dice:
"Gracias, que Dios la bendiga, voy a llevárselo a mi nieto que está con leucemia..."
Parecido a lo que se siente cuando los niños de la calle esperan al menos una moneda, que en realidad ya no esperan, y reciben un dulce... ¡cómo les brillan los ojitos y les cambia el tono cuando te agradecen...! Uno ahí se siente como super héroe.
Aunque en realidad no sé si un paquete de galletas baste para hacerles creer en Papa Noel o para que un tren volador extraterrestre los lleve a pasear al polo norte en nochebuena...

" ...venderé todos mis inventos y así todos podrán ser súpers, y cuando todos lo sean... nadie lo será". Síndrome-Los Increíbles.

Lo curioso es que cuando fuí a ver El Expreso Polar con mi niño, la sala estaba llena de parejas jóvenes...
y luego de pensar en otros niños de los que el héroe Noel no se acuerda... entendí mejor a quienes odian la Navidad, a quienes les da igual y de todas formas reciben los regalos; y a los que celebran cualquier otra cosa porque no creen en el Nacimiento.
Entendí mejor cómo cualquiera puede ser un héroe para alguien... me disfracé cincuenta veces de navidad y anti-mavidad para comprender que todo el asunto se trata de un simple COMPARTIR.

Todos hemos tenido un gran disfraz en la vida, todos cambiamos nuestras máscaras cada que entramos y salimos, todos podemos acceder al súper armario de la imaginación y escoger el favorito...
Yo escojo el disfraz al que se debe este blog, por el que soy parte de ustedes, por el que de ahora en adelante escribiré, actuaré y fotografiaré... y por el que seguiré jugando a ser:
creo que el mejor disfraz que nos podemos poner, es el disfraz de niños.

(¿... y ustedes, de qué se disfrazan?)

viernes, diciembre 03, 2004

La varita mágica y la verdadera "prueba de amor"...

...Y por un tiempo todo estuvo bien.

De pronto prendí el ventilador y un perfume de hombre recorrió toda la casa... me hizo bajar de puntillas y acabar con las fresas en un escondite. Mis dedos se sonrojaron por el osado sabor de mi boca pensando en la odisea de la que no quisiera cuidarme... pero ese olor tan fascinante... no era el suyo.

Perdí el sentido su beso, no sé si lo pueda recuperar... no sé si alguna vez lo tuve... no sé si lo quiero tener, pero sé que por ahí está y no lo quisiera perder, y tengo miedo, y deseo... y su paz se convirtió en una guerra de los dos.

¿Qué importa más, la pasión o la amistad?
Antes de contestarme: cuando hay llanto en la cama, las dos consuelan igual...

La tentación subsiste en cada uno de nosotros para darle sentido a la fidelidad, de lo contrario no habría mejor instrumento para medir nuestra firmeza y calcular nuestra seguridad, para saber cuánto pesa nuestra desición de estar con alguien especial... cuánto cuesta encontrarlo, qué tan fácil es mantenerlo, a qué velocidad podríamos perderlo y cuál es el precio de la soledad... como ven, ES PURA FÍSICA.

Tal vez deberíamos hallar dentro de nosotros un mundo en donde nadie de el ejemplo, ni nos creamos la necesidad de buscar en otr@ los vacíos que una sóla persona podría llenar... un fantástico mundo donde creer que no existen razones para compararl@.

Pero, si amar sólo pasa una vez... ¿cómo sabes si esa vez no pasó ya? ¿y si fuera...?

Nuestra incertidumbre se pone exigente y nuestra curiosidad obsesiva... No se puede soñar a medias y esperar no deja dormir.

Pero, ¿y si le damos una oportunidad a Paciencia y nos dejamos sorprender, en lugar de no pensarlo más y lanzarnos al vacío?

...Puede que nos salvemos, que nos salvemos de perder, de perdernos de una relación-canción-ción-ción que nunca dejará de sonar como nueva.

Entonces apagué mi ventilador y me desperté en su libertad con la única condición de no cargar culpas cortopunzantes entre las alas.
Aún era de noche, jugamos a mirarnos y no hablarnos... y por un tiempo estuvo bien.

Al amanecer ya me había diseñado un mapa en la piel, con un sólo dedo dirigió el tranvía que fué la guía turística de mis lunares... los recorrió uno por uno.
Tuve que ausentarme en la mañana porque un minuto antes de que mi clase empezara, sólo él estaba presente y yo estaba teniendo 5 sentidos...

Fué entonces cuando supe que desesperarme era su forma de descubrirme.

Ahora no sé por cuánto tiempo más todo estará bien... y sentiré un jacuzzi en la panza cuando piense en su beso... no sé, pero al miedo ya lo dejé en otra estación.

miércoles, diciembre 01, 2004

yo creo


- Yo creo en las alas, yo creo.

¡Qué abrazo tan mágico se dieron!

- Ahora dejaré mi ventana abierta, por si tienes alguna u otra cosita que decir...

- Fué tu deseo.
- Gracias a tí, por asustarme para hacerme creer de verdad...
- ...Gracias por dejarme sentir con tinta.

- De todas formas aquí siempre hay un espacio, un espacio extraño, un papel invisible, una pluma en la imaginación que te dibuja en el viento... y aunque crezcas, te atrapa como en esta pantalla.

- Porque entonces no fuera fuerte y sería muy joven para morir...
- Lo único que se siente muy fuerte es la soledad, pero no se puede quedar niña toda la vida.
- ¿De qué sirve la felicidad si no hay nadie más con quien compartirla?
- Allá en nunca jamás estás tan feliz que no sientes nada...
- Me hubiera gustado que te quedaras...
- Es sólo que... de vez en cuando tenemos que ser grandes, ¿no crees?

Casi llora... casi llora también.... casi llora otra vez.
La tomó entre sus dedos muy delicadamente y cubriéndola con la otra mano, la llevó a su oído... Inocencia aún sonaba como el mar.

- Se te había quedado en el escenario...

Lyla se destiñó... por un segundo.
Como si hubiera sido la primera vez que se vieron... casi sin mirarla él estiró la mano y sólo dijo "¡Ten!"
Temblando se asomó en el vidrio y encontró en el reflejo una mirada que no era la de ella... pero que en algún sueño ya la había tenido.

Y voló por un mundo en donde mostrar los calzones provoca ternura y nada más...
Como ella lo hizo desde su pequeño querer
Se puede regresar en el tiempo, se puede...
Prueba leyendo las líneas de abajo hacia arriba y verás que
esta es la parte que le faltaba al cuento.