jueves, diciembre 16, 2004

El mejor disfraz del mundo

Información truncada, noches de caso, vidas cruzadas, cumpleaños, horas de sueño, stress y desesperación, fechas atrasadas, otras adelantadas, ideas explosivas, idas al cine, 6 botellas de dos sabores, amor, amor, amor, y amigos, y compañeras de trabajo, pseudo-discusiones, conversaciones sobre hombres, sexo y problemas de los demás, música, luces y muchas voladas, demasiada payasada, aterrizaje, metidas de pata, final del capítulo, pago de quincena, amaneceres que no inspiran...
Tantas sopas de fideos de letras y todavía no acaba esto... será mañana por la noche, cuando termine de presentar, cuando triunfemos o decaigamos (que más tira a la primera), cuando llegue ahí y me vean, nos vean, los vea, cuando sepa quiénes son, cuando al fin me conozcan, cuando sean más raros de lo que pensé, cuando no seamos los que nos habíamos inventado... aún sin saber si nos hemos visto, si tenemos una historia perdida, si éramos o no éramos, si somos, si seremos; y aún sabiéndolo... seguirán siendo los mismos bloguers de Guayaquil, y yo seré una más de ellos.

Hoy decidí entrar en la onda Maggi infantil, y meter todos los posts que pasaron por mi cabeza estos días en un sólo plato.

No importa cuánto haya llorado la noche anterior, porque al siguiente día me visto de guerrillera...
¡Siempre quise ser un super-héroe! aunque mi profesor de arte me haya dicho una vez:
" ¡Ya deja de ser tan fantasiosa! pinta unos ojos más reales".
Aún me pregunto ¿qué hay de malo con el púrpura?
Pues todavía me disfrazo la imaginación... y sigo al hummer por la calle sólo porque creo que soy una espía... además voy escuchando un sountrack de full acción...
Y no he dejado de ser fantasiosa, a pesar de que el cuadro tuviera párpados, pliegues y hasta arrugas.

"A veces las cosas más reales del mundo son las que no se pueden ver". El expreso Polar

Y entonces llega el cambio de papel, de color, de peinado... 3 plastas de maquillaje y ya no soy yo...
Puedo ser una madre, una piedra o un ladrón... puedo comprenderlo todo en el mundo de quien sea, y hasta podría ser tú...
Lo importante es que nunca nos maquillen el alma.
Lástima que aquí haya tanto lugar bonito y muy poco espacio para que los verdaderos actores puedan vivir de eso, que es sólo un PLAY- jugar a ser...

Todo es navidad... todo es guirnalda, todo es verde y rojo brillante, todo es lo que pretende ser paz, amor, y felicidad...
todos en ésta época somos excelentes actores interpretando la ciudad.

Pero aún no tienes galletitas en el auto ni sabes lo que se siente abrirle la ventana a una viejita en el semáforo, verla recibir un paquetito entre sus sucias manos, sonreir con toda su pobreza y retener lágrimas en los ojos mientras te dice:
"Gracias, que Dios la bendiga, voy a llevárselo a mi nieto que está con leucemia..."
Parecido a lo que se siente cuando los niños de la calle esperan al menos una moneda, que en realidad ya no esperan, y reciben un dulce... ¡cómo les brillan los ojitos y les cambia el tono cuando te agradecen...! Uno ahí se siente como super héroe.
Aunque en realidad no sé si un paquete de galletas baste para hacerles creer en Papa Noel o para que un tren volador extraterrestre los lleve a pasear al polo norte en nochebuena...

" ...venderé todos mis inventos y así todos podrán ser súpers, y cuando todos lo sean... nadie lo será". Síndrome-Los Increíbles.

Lo curioso es que cuando fuí a ver El Expreso Polar con mi niño, la sala estaba llena de parejas jóvenes...
y luego de pensar en otros niños de los que el héroe Noel no se acuerda... entendí mejor a quienes odian la Navidad, a quienes les da igual y de todas formas reciben los regalos; y a los que celebran cualquier otra cosa porque no creen en el Nacimiento.
Entendí mejor cómo cualquiera puede ser un héroe para alguien... me disfracé cincuenta veces de navidad y anti-mavidad para comprender que todo el asunto se trata de un simple COMPARTIR.

Todos hemos tenido un gran disfraz en la vida, todos cambiamos nuestras máscaras cada que entramos y salimos, todos podemos acceder al súper armario de la imaginación y escoger el favorito...
Yo escojo el disfraz al que se debe este blog, por el que soy parte de ustedes, por el que de ahora en adelante escribiré, actuaré y fotografiaré... y por el que seguiré jugando a ser:
creo que el mejor disfraz que nos podemos poner, es el disfraz de niños.

(¿... y ustedes, de qué se disfrazan?)

No hay comentarios.: