sábado, junio 30, 2007

un paseo por el personaje.

Nunca había pasado tanto tiempo pensando, así como para que se le olvidare el estado las cosas. Ese día simplemente no llegó a la oficina... había pasado toda la jornada de trabajo metido en un bus hacia ninguna parte, y yo tuve que del otro lado de la vida hacer sus quehaceres, representarlo ante el mundo como él nunca habría podido hacerlo por mi.
En sus acordes cotidianos lo reemplaza la idea de que está, sus fantasmas se hacen escuchar, su persona se lo llevó a recorrer el mundo de otros... Reviso su mail, me conecto a su msn, contesto sus teléfonos y nadie se da cuenta de que no es él, y nadie se extraña de que su voz sea la mía imaginándolo. Me llaman como a él, sus amigos me saludan como a él... su esposa me besa, su hijo me abraza, su amante me ama, me acuesto en su lecho y sueño sus sueños.
Me invento un nuevo día. Me veo en el espejo, sentada en la cama, con cara despeinada, y sigo siendo yo... Pero hay alguien en el baño y un extraño Spaniel me lame los pies.

lunes, junio 25, 2007

saber o no saber, esa es la cuestión.

1. ¿Los actores fingen?

Santiago soltó sus cadenas cuando Javier le dijo que fingía, que él no, que Santiago. Pero si Santiago no hubiera estado fingiendo en ese momento, si es cierto que nunca finge por ser actor, que era la razón por la que Javier dijo que fingía, para él, o para Santiago defenderse como actor, sobresaltando que no finge ni que finge... Santiago no se hubiera quedado callado en la paradoja.



2. Santiago es actor.



A pesar de que Santiago se reservó los argumentos para cuando pudiera decirlos de la forma en que quería decirlos (la que no era adecuada en ese escenario -el de Javier, con ese público que no venía a verlo a Santiago actuar, sino a Javier-), no se defendió como actor delante de Javier, y Javier aclaró que no era en ese momento que Santiago fingía, sino que lo que quiso decir es que finge cuando está en su propio escenario...



3. ¿Javier también finge?



Lo que Santiago sabe, es que es difícil ser consciente de la indiferencia entre actor, persona y personaje.
Lo que Javier sabe, es que una cosa es ser actor y otra cosa es estar actuando.
Lo que Santiago no sabe, es que Javier no sabe que Javier también es un actor, una persona y un personaje.
Lo que Javier no sabe es que Santiago no sabe que no sabe fingir.
Lo que Javier y Santiago saben, es que el público sabe que Santiago es actor y Javier escritor.
Lo que Javier y Santiago no saben, es que el público no sabe si Santiago no lee a Javier, o si Javier lo ha visto a Santiago actuar.
Lo que el público sabe, es lo que no se sabe.
Lo que el público no sabe es que también finge saber.
Lo que yo sabía era todo esto, lo que no supe fue...
Lo que yo sé es que finjo también no saber, y lo que no sé es si ahora sé fingir.

Lo que tú sabes es que te has ganado un acertijo, lo que no
sabrías es que esto es también un examen de inteligencia y que:
Si lo sabes contestar, no serás evaluado; y si no lo resuelves... te quedas sin saber.



4. ¿La ignorancia es un don?

jueves, junio 21, 2007

la humillación ríe al último




El hada madrina es definitivamente una bestia... mas es así pues sabe lo que sentí cuando me disfrazaron de payaso... (sí, yo era el payaso con la lágrima y el trapo en la cabeza).

Ahora se me aparece frente al espejo con la más estúpida nariz roja y me pregunta entonces qué es lo que me hace reír en un día de lluvia, y respondió en mí la sabia torpeza: ...y es que del dolor se puede hacer un payaso.

martes, junio 19, 2007

parte del no-cuento que estoy escribiendo...

Soy un personaje indefinido. Eso soy, porque soy un actor de esto que se presume un cuento degenerado. Probablemente le sea en lo absoluto despectivo todo lo que en él mi voz, mi voz que no suena sino dentro de su cabeza, una voz también indefinida y sin género… pueda decirle. Como no sé dónde empezar, como al fin y al cabo no depende de mí sino de los dedos de alguien que intenta escribirme, que no sabe describirme, que conoce todas las formas del lenguaje verbal y no puede hacerme verbo, que se inscribe a sí misma como persona a falta de mi, como coqueteándole a un espejo, ya me pienso adaptado… en conexión con todo… siendo la articulación de una historia lanzada al vacío, esa que oscila entre lo que me ocurre a mi, lo que se le ocurre a la persona que me escribe, lo que ella pudiere querer hacerse en mi, lo que yo pueda receptar de ella para aprenderme como personaje y siempre viceversa.
Y ahora que casi la nombro, esa persona suena al tacto femenina, lo que en mi masculinidad se disuelve a la piel del deseo, a las ganas de ser yo quien la narre, porque difuminada en la pasión de inventarme se hace hermosa y creíble ante cualquier ensueño. Ella, que se inspira en otros para hacerse hombre en mi… ella, a la que ahora prefiero ella. Mi historia no importa, la que importa es la suya, y también la que exporta esta que debe ser la mía, la que por todos lados le pertenece.

lunes, junio 18, 2007

A...

un segundo, un centímetro, un amor,
dos lágrimas, un suspiro, media flor,
una letra, dos secretos, un adiós,
una risa, cuatro manos y un corazón
...está tu boca de la mía...

...respira latidos...
...murmura el silencio...
... ... de dos ... ...

lunes, junio 11, 2007

Velvetina


Miguel Bosé: La pena no hace andar a nadie... Y el horizonte sólo se justifica si hay pacientes dispuestos a andar. (Solo) Bendito sea el audaz a quien ningún horizonte se le resiste lejos.