domingo, octubre 24, 2004

¿amable corrupción?

Llegamos a la fiscalía, un poquito tarde (dos semanas después) para poner el denuncio de mi definitivamente extraída "identidad, permiso y libertad"...
"No te preocupes, que yo me porto linda con los pacos y así el trámite va a ser más rápido"
Yo y mis filosofías abogadeñas de "déjamelo a mí", que al final sí funcionan, cualquiera que fuera el caso, no hay gruñón de gruñones que se resista a una sonrisita contagiosa...
(si no, pregúntenle a Shrek...)

Y así se hizo...
Entre tooooooooodas las personas que se encontraban ahí esperando con alguna queja que hacerle a la burocracia, el milico muy buena gente accedió a mis incógnitas y me dió una hojita para llenar:

- saque tres copias de esto y regrese para ayudarle
- en... ¿dónde puedo sacarlas?
- aquí a la vuelta, afuerita del edificio, señorita

Bueno, estuvo fácil, fuí por las tres copias y regresé...
se las entregué, me devolvió sólo DOS de las mismas hojitas (se quedó con una) y me dijo: "ahora llene estas de aquí" y sacó a un par de señores del escritorio para que nos sentáramos mi ;) acompañante y yo...

Yo sí me había fijado que la hojita que me dió al principio para que le saque 3 copias no estaba tan nítida, era seguro una copia...la copia #3 de la persona que estuvo ahí antes que yo, la cual el "caballero" se había quedado para tener qué mandar a sacar al siguente,y así sucesivamente... buena forma de reciclaje, ¿no?

viernes, octubre 22, 2004

Otra Probabilidad

Ese par estaba besando a la noche cuando nos dábamos la espalda, a ver si alguno disparaba... pero no, no me molesta, es como si supiera que lo haces para hacerme sentir, pero también como si no supiera por qué lo hago yo...
Siento lástima por ella y siento lástima por mí, y siento lástima por los dos; también por lo que están pensando, también por el pensamiento que no voy a aclarar porque simplemente no lo entiendo, y no puedo...
y no tengo un segundo... aunque en la tentación golpee...

Ya deja de perseguirme en sueños, o me voy a arrancar el cable y las ganas de dormir. No me mires como si supieras lo que yo estoy viendo, no me hagas decir qué es lo que escondemos, no me devuelvas el beso fantasma, no me...

No me quieras conocer ahora,
no me delates maldito lapizdedo...
"yo también te quiero, hasta a marte y de regreso"

No, mejor sin regreso, nunca se sabe lo que puede pasar, como diría mi amiguita...
(esa fracesita infruiciosa,pero sabia, ella sabía por qué lo decía).

Sí, no quiero pensar... supongo que...
supongo que mientras lo hagas simplemente no voy a poder.

¿Y tú, qué?
¿Qué estás haciendo en esta página?, ¿qué hora es?

¡Qué pregunta tan tonta! pero nuestra oscuridad atisbaba: sólo se estaba haciendo, tal vez para no afectar...
como si ya no afectara.

Cuando puedas, con la misma rapidez de Suavemente, respóndeme, ¿cómo se llama ese afecto? porque no me intere...sa
saber el nombre,
ni tú
... no, a tí sí... ¿ves?

Ahora sí que nadie entiende, y mejor no se lo expliques...

Lo importante es que no te me aparezcas en la ilusión cuando te busque con el brillito, ni viceversa...
Lo importante es que estoy con él.

(y sobretodo, que no se entienda)

y en cuanto a tí...
eres un sucio en mi negativo
te me disfrazas de ruidito en la memoria
y ya no hay necesidad
y la curiosidad hace rato debió haberse ido a la casa,pero -por sapa- se quedó también en la intención...
y tampoco la quiero
así sin más sentido.
Mejor pruebo a ver qué tan buen jabón resulta el tiempo para quitarle las manchas a un calzón que no se puede volver a poner, porque sí... o porque no.

Sí, me quedo con lo que tengo, y eso.
(ahora duerme... suer-me... du-erme...due...)

En este contraste de planetas, carrusel de orquídeas y espejismos, donde estamos todos - figuritas disecadas, a veces emplastificadas por la Inc terpretación- en un mismo siempre-presente espacio electrónico...asechándonos el trasero.

martes, octubre 19, 2004

¿qué significa arrancar una flor?

Aquí les va un cuentito para pensar, enviado por Kadmell:

"muchas veces encontramos una motivacion muy fuerte en las cosas mas insignificantes de la vida y me sono a un libro que lei de chiquito en el que un niño ve por primera vez una flor muy muy hermosa y se la queda viendo por horas y horas en un extasis tremendo, cada detalle, cada color y la va descubriendo con su mirada, hasta que se hace de noche y su mama lo llama a la cama. durante la noche sueña con la flor de maravilla y cuando regresa al otro dia muy temprano a seguir contemplandola, ya alguien la habia arrancado de su tallo. y nunca supe por que el niño no la arranco para quedarse con ella. bueno quizas si...".

Y ustedes... ¿cuántas flores han arrancado en su vida?

domingo, octubre 17, 2004

escribir desde la emoción parte Todo

...menos mal a mí no me tocaba votar, pero sí... así es como se siente.
Cuando me robaron la billetera fué como cuando te roban cualquier cosa, incluyendo las ideas... no por la plata, pues, bueno... por los documentos; lo que no entiendo es por qué la maldad... comprendo la necesidad, hasta la cleptomanía, pero no la maldad... devuelvan los documentos!
Cuando se me robaron la cámara digital, igual... me arrancaron la memoria; y ahora la identidad... los permisos... la libertad...
Mejor dicho, cuando se me roban algo es cuando mejor me doy cuenta de que ni siquiera lo necesitaba...
Ahora ustedes saben lo que es ser rehén de la burocracia, huésped del escondite, víctima de las aglomeraciones, dependiente del capital, todo por ser ciudadana descuidadana de un mundo lleno de estupideces... y en cuanto a esos valores... creo que prefería nunca haberlos tenido.

viernes, octubre 08, 2004

escribir desde la emoción parte I

de repente odio ser tan despistada... y no haber perdido de una vez la cabeza... no, ya no es chistoso... me bajoneé... la vida es demasiado irónica... fuí la niña más feliz del mundo durante todo el día y,en la noche, justo antes de salir ¡por fin! al café-charla con Laura Restrepo y Cecilia, por lo que anduve esperando toda emocionadiña, creyéndome la hija del miedo... me dí cuenta de que ya no tenía mi billetera.

Mariela y José no quieren postear.

Todos tenemos ideas geniales casi todos los días... sólo que a veces no nos damos cuenta sino hasta que alguien más nos las roba.
En realidad a cualquiera se le pudo haber ocurrido cualquier cosa, pero no cualquiera hace algo por realizarla… y entonces vemos un garabato como la “gran idea” remunerada y todo… ¡Oh, ya se hizo famosa! pero seguramente ya es demasiado tarde, quiero decir, ¿qué prueba tienes de que el autor de esa idea fue un bichito de tu cerebro, para acusar a otro gusano en el de otro? Ya no hay nada que puedas hacer, a pesar de que en un principio sí hubo, pero simplemente no te importó.
A la mayoría le pasa por ser mayoría, como su nombre lo dice, cuya razón radica en una teoría sobre el comportamiento común de los sistemas sociales: “si tú no haces, yo no hago” y así sucesivamente. Menos mal este efecto “dominó” también funciona en casos positivos (como lo fuese el de un grupo de alcohólicos anónimos o de recuperación de algún vicio-extra-vagante) y al contrario: cuando,ahora sí, se trata de hacer.
(En sí, creo que todo en la vida es como es y al revés).
Hay otra minoría de personas que no plasman sus grandes ideas porque se sienten como una especie de amenazados (si es que de eso también existen especies) porque ahora los medios resultan algo peligrosos; y a mi me ha pasado y des-pasado, porque también tengo mi faceta de prevenida, y por eso cuando era chiquita no confiaba en los adultos, y ahora tampoco… pero sí confío en los lectores, aunque en realidad esto no se trata de confiar, sino de entregarse… y punto.
Si nadie publicara por miedo al plagio, no existirían los libros… y menos las páginas webs… seríamos unos cavernícolas hunga hunga, lo que no sería malo si nunca aparecen las palabras en nuestras vidas, lo que tampoco sería bueno… porque yo las amo y en ellas existo, y de ellas nacen ustedes y sus comentarios, y todos los pensamientos que nos hacen dejar de ser egoístas, pero lo que al final importa es que ahora nos hacen.