viernes, octubre 08, 2004

Mariela y José no quieren postear.

Todos tenemos ideas geniales casi todos los días... sólo que a veces no nos damos cuenta sino hasta que alguien más nos las roba.
En realidad a cualquiera se le pudo haber ocurrido cualquier cosa, pero no cualquiera hace algo por realizarla… y entonces vemos un garabato como la “gran idea” remunerada y todo… ¡Oh, ya se hizo famosa! pero seguramente ya es demasiado tarde, quiero decir, ¿qué prueba tienes de que el autor de esa idea fue un bichito de tu cerebro, para acusar a otro gusano en el de otro? Ya no hay nada que puedas hacer, a pesar de que en un principio sí hubo, pero simplemente no te importó.
A la mayoría le pasa por ser mayoría, como su nombre lo dice, cuya razón radica en una teoría sobre el comportamiento común de los sistemas sociales: “si tú no haces, yo no hago” y así sucesivamente. Menos mal este efecto “dominó” también funciona en casos positivos (como lo fuese el de un grupo de alcohólicos anónimos o de recuperación de algún vicio-extra-vagante) y al contrario: cuando,ahora sí, se trata de hacer.
(En sí, creo que todo en la vida es como es y al revés).
Hay otra minoría de personas que no plasman sus grandes ideas porque se sienten como una especie de amenazados (si es que de eso también existen especies) porque ahora los medios resultan algo peligrosos; y a mi me ha pasado y des-pasado, porque también tengo mi faceta de prevenida, y por eso cuando era chiquita no confiaba en los adultos, y ahora tampoco… pero sí confío en los lectores, aunque en realidad esto no se trata de confiar, sino de entregarse… y punto.
Si nadie publicara por miedo al plagio, no existirían los libros… y menos las páginas webs… seríamos unos cavernícolas hunga hunga, lo que no sería malo si nunca aparecen las palabras en nuestras vidas, lo que tampoco sería bueno… porque yo las amo y en ellas existo, y de ellas nacen ustedes y sus comentarios, y todos los pensamientos que nos hacen dejar de ser egoístas, pero lo que al final importa es que ahora nos hacen.