sábado, mayo 28, 2011

nada

soy la inercia paseando al perro.
hay una gata bella pariendo en media calle.
el perro la espanta y me quedo
pasando
con la boca deprimida

               dormida
quiero no querer hacer nada,

muero no morder el abismal y salir a tomar tierra.


quisiera poder llorar

su felicidad me achicharra.




nunca había oído el latir de un perro
de tan cerca.

No hay comentarios.: