jueves, enero 21, 2016

Erase and rewind.






Todo comenzó cuando una vez le dije a Hanoi que yo creía que lo que me haría realizarme en la vida (o sentirme más feliz) sería hacer música. Y al comenzar este año estuve 100% segura de ello, y por eso quise utilizar todo ese potencial para desarrollar mi arte interdisciplinario. 

Lamentablemente tengo un "problema mental" y el miedo de mi familia hace que me sea imposible realizar los sueños... Ya había pasado algunas crisis, en las cuales no entendía yo por qué me sucedía lo que me estaba sucediendo: nadie me lo explicaba objetivamente. Entonces decidí (ya hace 6 años) irme, cancelar mi matrimonio, e irme. Me fui a Bogotá, mi ciudad natal, y pude conocer a una persona con el mismo problema, pude empatizar (1) con él y darme cuenta de que yo utilizaba la hipomanía -o la manía en el peor de los casos- como escape, como escape para tener una excusa de estar loca y dejar de reprimir todo lo que las circunstancias en mi vida me han llevado a hundirme como una niña buena que dice "pegue no más"; era una forma de rebelión, y lo sigue siendo... Sin embargo, he aprendido con cada crisis que me ha dado, verdaderos valores como el del respeto y el derecho y el deber de vivir y dejar morir, o vivir y dejar vivir (creo son los valores de los que más escasean las personas en nuestro país). 

Otra cosa es el miedo, el miedo que se opone al amor en nuestras vidas... Yo finalmente escogía el amor y el sacrificio cuando me sucedían estas cosas y no podía manejarlo por mí misma. Un día (hace 6 años) maduré hasta cierto punto, maduré no más... tampoco es que me volví la reina de la paz. A veces se me hace imposible no pelear, no guerrear; pero necesito luchar, luchar con amor... Estoy cansada de ceder.  Y por ello de una u otra manera ya no quería dormirme al lado de mi esposo, quería volver a tener un espacio para mí en la casa, y desgraciadamente cada vez que estoy cabrinche (2), me vuelvo una hoguera... que quiere incendiar la casa, y empiezo a vivir mi versión de Fight Club.

Ahora solo intento sincronizar mi espíritu con mi corazón... y agradecerle a la vida, o a Dios, o al mundo por haber encontrado la ayuda que más he necesitado en mi vida: el apoyo de los amigos, sentir su empatía y saber que están ahí, que preguntan cómo me va, que me traen a casa cuando no puedo más... en fin, que me prestan la atención de la manera más transparente, sin prejuicios. Esta vez simplemente quiero canalizar mis demonios a través del arte, y disculparme por cualquier cosa que mi Mr. Hyde haya podido hacer sin mi consentimiento... Recuerden que Jekill muere, pero esta vez no se trata de vida o muerte, se trata de supervivencia, de poder sobrellevar los impulsos y sus consecuencias.

Hubo personas que no entendieron por qué me pinté un bigote de Hitler (¿o de Chaplin?) y que querían que fuera "más mujer" como en los ensayos... pero supongo que algún día entenderán la razón de mis sinrazones. El bigote ni siquiera se nota en el video.

Espero y ojalá una próxima vez tener documentación completa de estas presentaciones, y así poder poner las evidencias sobre la mesa, es decir, ordenar mis ideas a propósito... porque esa es mi forma de hacer las cosas... Yo sueño, y lo demás simplemente surge... Me cuesta aterrizar en medio de hienas burlonas, porque sé que si dejo mi corazón en casa, siempre corro con el riesgo de convertirme en un Guasón, y no aguantar su peso... y dejarme morir, o matar.


Entre morir o matar, prefiero amar.





NOTAS
(1) Empatizar: ser empático. Ver Empatía
(2) Cabrinche: una mezcla entre enojada y chinche (3)
(3) Chinche: Dícese de la persona que hace berrinche cuando no obtiene lo que desea.

1 comentario:

Andrés Vera S. dijo...

Me pone muy feliz leer esto. :)