jueves, septiembre 30, 2004

call 911

"Tranquila que todo en las películas es de mentiritas" me decían cada vez que me asustaba viendo alguna película de terror.

El otro día estábamos en la pizzería un grupo de amigos pidiendo permiso para reirnos de un chiste que otros contaron que decía así:
-"Sabes por qué Dios creó el mundo?"
-"... porque Poca hontas!"

Por supuesto que la mayoría hizo cara de ¡qué diablos! y por eso los que lo entendían se morían de la risa...

Después de verme Farenheit 911, al día siguiente, entendí mejor el chiste... porque me reía mientras la veía, y a veces me reía en serio con el ingenioso recurso de farsa que Moore utiliza para contarnos las heróicas hazañas de Mr. Buuuush...
Hasta que el hombre empezó a sacar sus GI JOES, y yo en realidad nunca le ví la gracia a esos jueguitos, claro, porque eran cosas de niños, pero cuando jugaban a matar a los inocentes con un super sountrack inspirador "we don't need no water let the mother fucker burn... burn! burn, burn, burn..."... y sus madres, esposas e hijas preguntaban cuál había sido el delito, qué habían hecho para morir así, o simplemente "¿Por qué, Dios?"... ni Allah, ni ninguno de los dioses con tantos que hay, tenía una buena respuesta para esas preguntas... porque seguramente ellos tampoco entendieron el chiste.
Escenas como esas que parecían tan reales, me debilitaron la sonrisa, y la piel, y los huesos... y salí en pedacitos del cine cuando comprendí al fin que esta vez el chiste era que no había sido chiste y que,por suerte, ni a mí, ni a ninguno de mis queridos nos tocó actuar en esa película...
Lo único que pude pensar después fué, además de cómo hace Mike para lograr tan buenos documentales:
¡QUE VIVA EL TERCER MUNDO! (si es que lo dejan).