viernes, abril 28, 2006

y su mamá también.

Yo no perdono a Dios, porque Él perdona todo.

5 comentarios:

dark_ikari dijo...

te agradezco lyla por las palabras
veo que si hay personas que comparten mi opinion.

perdonar es algo que solo se puede hacer cuando hay verdadero arrepentimiento, tal vez por eso nunca me perdonaron a mi pero hice lo correcto y lo sigo haciendo

pd: nunca sere alguien como esos que si son imperdonables

pd 2: haz sido elegida para el comic blog contra trolls, aun no tengo una idea general para tu personaje pero en todo caso usare a tu hadita y tal vez a sussy dog, preguntale si me da permiso de usarla @_@!!!

Lyla Bokà dijo...

El arrepentimiento no tiene nada que ver con el perdón, vienen por separado, ¿así como los artículos de los juguetes?
Supuestamente el perdón ocurre cuando hay verdadero arrepentimiento... el arrepentimiento sirve para no perdonarse a uno mismo por haber hecho algo imperdonable, y Dios sirve para que no exista nada imperdonable.

edipa dijo...

Lyla
mi pregunta era asi como para hacerme la sabida, la verdad es que me gusto mucho la frase del post...

una perla señorita!

byrongio dijo...

PREGUNTITAS SOBRE DIOS

(A. Yupanqui)

Un día yo pregunté:
Abuelo, dónde está Dios.
Mi abuelo se puso triste,
y nada me respondió.

Mi abuelo murió en los campos,
sin rezo ni confesión.
Y lo enterraron los indios,
flauta de caña y tambor.

Al tiempo yo pregunté:
¿Padre, qué sabes de Dios?
Mi padre se puso serio
y nada me respondió.
Mi padre murió en la mina
sin doctor ni protección.
¡Color de sangre minera
tiene el oro del patrón!

Mi hermano vive en los montes
y no conoce una flor.
Sudor, malaria, serpientes,
la vida del leñador.

Y que nadie le pregunte
si sabe donde está Dios.
Por su casa no ha pasado
tan importante señor.

Yo canto par los caminos,
y cuando estoy en prisión
oigo las voces del pueblo
que canto mejor que yo.

Hay un asunto en la tierra
más importante que Dios.

Y es que nadie escupa sangre
pa que otro viva mejor.

¿Que Dios vela por los pobres?
Talvez sí, y talvez no.
Pero es seguro que almuerza
en la mesa del patrón.



Quizas la pregunta sería: ¿Quién perdona nuestra indiferencia?

Lyla Bokà dijo...

Quizás la respuesta sería Una madre...