martes, julio 11, 2006

¿Cómo te metes, así de golpe, en un poema?

Creo que aún tienes suerte de no saber que te han leído, que te han citado, que te han metido lengua disfrazada de dedo, de sabores que no son los tuyos, de reírte con sus diagnósticos...
Pero ten cuidado, desde ahora, con lo que te gusta.

Jamás confieses lo que no te gusta, porque entonces, harás un disgusto común.
Tienes permiso para que te guste lo que a otros no,
pero ten cuidado de que otros sepan de lo que te gusta...

Confiesa que te gusta lo que no te debe gustar.
Confieso que me gusta que no te disguste saber mal.

¿Cómo te gusta lo que no te ha sabido de todas las formas?
¿Cómo te disgustó, de pronto, lo que te supo a todo el mundo?

Las únicas cosas que se degustan por sí mismas son las secretas.

Por eso, yo que no he tenido tu suerte, y que lo sé...
no me doy el gusto de decirte que me gustó.

6 comentarios:

El Apestado dijo...

Qué gusto tu buen gusto

dark ikari dijo...

entre gusto y no me gusta me quede sin desgustar todo el escrito (me maree, parecia un trabalengua n_n)

pero es bueno eso de no decir lo que no te gusta, me toco aprender con el "no decir lo que te da fobia"... brrr

FLYER dijo...

Me perdi entre gustos y disgustos, al fin y al cabo cúal es la diferencia? Quien sabe
saludos

bloona dijo...

creo que no hay diferencia, y que lo que critica lyla es justamente eso... que nadie respeta los gustos de nadie.
también creo que lyla los enreda para que sólamente se meta en su poema ¿la persona que le gusta? o al menos su lector esperado ¿no es así?

Lyla Bokà dijo...

je, gracias por tu "aclaración de la noche"...

Respecto de la pregunta, no precisamente así, pero no me disgustan para nada tus interpretaciones.

Anónimo dijo...

I like it! Good job. Go on.
»