lunes, enero 29, 2007

atropellamientos inintencionados

Me llama la atención cómo las funditas se lanzan a las calles jugando a ser gatos, y algunas logran ser destripadas con el fin -tal vez- de estremecer a los andantes cada vez más insensibles... Y en las noches se levantan buscándose algún uso, alguna diversión desaparecida. Me pregunto cuál será su destino, si hay buitres en la ciudad, si existe algo mejor a qué ponerle el ojo preguntón después de todo.

3 comentarios:

dark ikari dijo...

tal vez el solo estar ahi, pocos los vemos y pocos les importa ello.

*no dejaria salir a mis gatitos tan lejos a la calle, para eso estan seguros en casa

Hiscariotte dijo...

Las fundas son reciclables, los gatos creo que no.

Se te extrañaba estimada, un abrazo.

dark ikari dijo...

vuelve pronto Lyla, se te extraña mucho en serio