domingo, mayo 20, 2007

barrunto

Volviste a esta vida por la conciencia, la que te es siempre preferible y mejor, porque en ella todo está hecho, porque sabes lo que te espera y estás dispuesto a repetirlo una y otra vez… y aún sabiéndolo no serás capaz de dejar la comodidad de hacerlo. Inconcientemente no fuiste capaz de aceptar la muerte y con ella la inmortalidad, por el más de los miedos humanos, la oscuridad del espíritu. Cuestionarás al espíritu para no aceptarlo, para no plantearlo en la vida como una posibilidad… justificarás la inexistencia y encontrarás la manera de quedar satisfecho sin una respuesta del otro. Aún así tendrás la necesidad de responder. ¿La reprimirás?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Herminia
Hubo un tiempo cuando parecía estar al borde de la vida, que es como decir al borde de la muerte. Era un match point, tan bien expresado en el filme de Woody Allen. Hay la existencia se ha edulcorado y la confrontación crítica ha sido debidamente opacada.
Aquél era un tiempo heróico, sufridor, era un gran mérito y expresión de coraje el sufrir porque, en frases de Novalis, te acercaba a cieto tipo de finalidad.
Me pregunto si esta confesión me acerca o me aleja de tu comprensión, de tu profundidad, de tu ansiosa manera de ver los ángulos de las cosas, de la luz de tu entender.
Como ves he reinaugurado las preguntas. Dejemos que hable Herminia.

herminia dijo...

te acerca y te aleja, porque por cada respuesta esperas una respuesta, querido H.H.

dark ikari dijo...

sin palabras, a veces no seq ue escribir