martes, noviembre 02, 2004

Queridos Difuntos:

Se van sin decir más, dejándonos con todo y nada,
encargándonos el dolor y la incertidumbre
como fianza de una próxima vez...
Y todas esas cosas que un día tuvieron forma se van invisibles
polvo, aire, humo, viento, signos de interrogación sin grafía,
empapados de arte,
frágil sinfin...
huellas imborrables, voces taciturnas, cicatrices rotas, desastres -naturales- pintados, estratagemas,
gotas de sal insoluble y dos mil cuatro entonces... como si no supieran de lo que se pierden.

Lo que más me molesta de que se vayan, es que al fin nunca volvieron para contarnos cómo les fue...

No hay comentarios.: