miércoles, septiembre 13, 2006

manicomia

Encontré el tesoro. No estaba dispuesto a ser buscado. Yacía como se yace con ye, en una sala de espera posiblemente perpetuante en elle.
¿Quién era Sofía? La que al paredón pintaban con la paciencia suficiente como para hacerme esperar. Juana mandaba... y ella, apenas Juana miraba al vacío, tomaba un rizador y le ponía de su sí al no de Juana, mientras Juana con sonrisa encarcelada le decía no al sí de Sofía. El sí y el no de las dos formaban carcajadas hiperinternas, porque internas ya estaban, en un centro de belleza. Convencer luego a Sofía de que no era necesario excusarse en el ardor del maquillaje para hablar de algo, de lo que sea, de que la pinte en mariposa mientras ella me arregla lo que no se me ha perdido, a menos que me doliera... sí fue mi prueba no superada, a propósito de Sofía, y a pesar de Juana.

5 comentarios:

dark ikari dijo...

Aun con la contraria, aun con un si y un no, lo importante es que Juana y Sofia se llevaban, una relacion indiferencia/aprecio.

pd: Te superaste Lyla, me duele la cabeza y esta es la mejor conclusion a la que pude llegar.

Micifús dijo...

Sí. No. Andy Warhol...

********

mademoiselle P dijo...

jajajajajaj-> me rio por la post data de dark ikari.

yo diría que mi conclusión es "ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario" y no me extrañaría que ya hubiera concluído eso aquí :)

me palpita la sien derecha.. voy por el buen camino?

Lyla Bokà dijo...

jeje pues yo me divierto mucho con sus comentarios, empezaré a creer que por ellos no abandoné el espejo. Y pues... ¿cómo se refleja esa latiente cabeza? Yo no fui.

dark ikari dijo...

Van dos a favor de Lyla :Dark Ikari y Madmoiselle tienen dolor de cabeza n_n!!