domingo, octubre 08, 2006

En una servilleta de Lan:

Del lado derecho el occidente, nuestro atardecer azul y rojo, absurdo.
Tres líneas negras que quieren borrar la ventanilla de un desconocido...
Unas nubes difuminadas en naranja.
Por lo que sea que esté haciendo el desconocido y a lo que va o a lo que viene, no está interesado en lo que ella está viendo.


Del lado izquierdo, (del otro izquierdo pues ella está en el centro peliculeando más adelantada que su madre pero un tris después de su hermana) del otro izquierodo ya anocheció.


Y ahora el derecho le guiña un ojo, dejándose comer por una pequeña muerte de luna.

1 comentario:

dark ikari dijo...

las memorias de alguien viajando a nuevas tierras.

me recuerda cuando viaje en avion, era maravilloso ver las nubes y uno sentirse tan pequeño ante ellas