lunes, abril 30, 2007

libertinaje escandaloso al punto de no oír.

No es que donde comience mi libertad termine la de otro, donde termine la mía comience la de otro... es que donde comienza tu libertad, empieza también tu soledad.

3 comentarios:

Hiscariotte dijo...

Los esclavos están siempre unidos, aunque sea a la fuerza. ¿Era eso?

dark ikari dijo...

mmm no siempre, es verdad que la libertad significa hacer lo que desees y que ello conduzca a la soledad, pero las pérsonas vuelven a aparecer en tu camino de alguna manera

pd: al fin consegui trabajo de diseñador grafico n.n

Lyla Bokà dijo...

era todo, siempre y también.