sábado, agosto 02, 2008

yo y la fotografía

callo cuando
reconozco que
el otro no calla,
no porque
ya no merezca
hablar,
sino porque
en mi silencio
yace lo
que podría
decir,
y mientras
más lo
contemplo,
las palabras
del otro
se sonríen
hasta hacerse
innecesarias.

1 comentario:

dark ikari dijo...

A veces el silencio encierra mucho, el otro en verdad nunca se da cuenta de lo que pensamos?