miércoles, mayo 17, 2006

malaseña

La literatura es una condena que si no se paga, pena.

La mía es la rima, cara de tiburón.

Yo solía tener un cepillo de dientes...

No hay comentarios.: